Errantes

Resultado de imagen de niña fantasma del sexto sentido

Que todo vuelva a ser como antes, repetía mi hermano Owen al acostarse. Se tapaba por completo con la manta porque, con su lógica infantil, pensaba que así sus rezos eran inaudibles para mamá. Musitaba una oración rápidamente, sin espacio entre las palabras, como un necesario y aburrido peaje para establecer la conexión con Dios, y entonces formulaba su deseo, una y otra vez, hasta quedarse dormido: Que todo vuelva a ser como antes. El silencio consiguiente era la peor parte: la noche parecía interminable. Antes distraía mi aburrimiento de la misma manera en la que lo hacía cuando dormíamos juntos: despertándole, susurrándole o pellizcándole los pies, pero ahora solo deseo que se olvide de mí. Que deje de rezar. Que me deje partir.

Anuncios
Errantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s