El trastero

Imagen relacionada

El traje era auténtico: bajo el hombro izquierdo se destacaba la bandera de los Estados Unidos de América y, en el pecho, el símbolo de la NASA. También la escafandra, negra y vagamente amenazadora, como los ojos de un tiburón. La tintineó con un dedo, un tanto temeroso. Sonaba a hueco. Vio a un lado el ventilador que estaba buscando. Lo cogió con cuidado y salió de allí. Mientras lo enchufaba miró a aquel viejo gordo, en camiseta de tirantes y con una cerveza en la mano. “Abuelo…” comenzó a decir, pero el hombre le hizo callar: el partido había empezado.

Anuncios
El trastero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s