sueños

Resultado de imagen de sueño señales

El otro, hombre o mujer, siempre muerto. Es un sueño recurrente. Me veo a mí mismo hablando animadamente con alguien, con un entusiasmo que nunca siento en la vida real. El sueño es agradable, pues, al principio. Es como vislumbrar lo que podría llegar a ser, obviando mi naturaleza, tan taciturna y hermética. En un determinado momento, la sensación cambia, como si percibiera algo fétido en el ambiente. Es entonces cuando me doy cuenta de que con quien estoy hablando está muerto. Me despierto sobresaltado y siento deseos de contárselo a mi mujer, pero siempre lo pospongo. Al fin y al cabo, ya me he despertado.

Anuncios
sueños

diablillos

Resultado de imagen de negro ojos de buho

Aquel diablillo le arrebataba, de certeros bocados, sus más preciados tesoros: el pincel con el que algunas tardes se entretenía pintando, la cucharita de plata que utilizaba en el desayunto, la pluma con la que escribía sus cartas… Sus hijos hablaban de una enfermedad que, poco a poco, estaba inutilizando sus manos, cosas de la edad, y se cruzaban miradas inquietas cuando les hablaba de aquel diminuto y malvado ser, negro como el carbón, de ojos amarillos e inexpresivos como los de un búho. Le prescribieron un medicamento y, un día, sus manos volvieron a ser las de antes. Sus hijos le decían que no se confiara, que lo normal era que recayera, y ella asentía, sin sonreir, sujetando bien fuerte una llave entre sus manos.
En una jaula oculta en su armario, un pequeño ser, negro como el carbón y con ojos de búho, se removía, inquieto.

diablillos