vocaciones

Resultado de imagen de pintando pincel

Las mañanas, si no llueve, me pongo a escribir. Si llueve prefiero pintar. Por las tardes esculpo. Las noches las dedico a componer música. Eso es de lunes a viernes, los fines de semana tengo a los niños y me dedico a ellos. El pequeño siempre me pide que le muestre lo que he hecho durante la semana. Me admira y dice que, cuando tenga 18 años, se vendrá a vivir conmigo. Siempre me trae sus dibujitos para que le dé mi opinión. Hoy no es diferente, pero además de los dibujos, me ha traído dos cuentos, una figura de plastilina de la que está especialmente orgulloso y ahora está tratando de tocar una cancioncita en su flauta dulce. Yo le escucho, algo espantado. Mañana tiraré todas mis cosas a la basura y comenzaré a cocinar.

vocaciones

crecemos

Resultado de imagen de cocinita de juguete antigua

Cuando se prendieron las cortinas de la cocina, las contemplamos, boquiabiertos, sin saber demasiado bien cómo reaccionar, pero sin soltar el mechero. El fuego pronto se extendió a los armarios, y comenzaron a crepitar como si fueran palomitas de maíz. El material se deformaba y despedía bolitas sibilantes. Nos apartamos instintivamente, cogiéndonos fuerte de las manos, pero sin apartar la mirada, tratando de insuflarnos de fuerza, de la fiereza que necesitábamos para sobrevivir en el instituto. Las pegatinas de Peppa Pig, las que decoraban todos los rincones de nuestra cocinita, fueron las últimas en arder.

crecemos

N’importe quoi

Resultado de imagen de obreros en andamio

—Como majestuosas campanas que golpean las sombras en los sonidos, así me tienes de cachondo.

—¿Se lo has dicho?

—Sí.

—¿Seguro?

—Que sí, hombre. Letra por letra.

—¿Y qué te ha respondido?

—Me ha mandado a la mierda.

—¿Qué me dices?

—Como lo oyes.

—Vaya.

—Sí, vaya.

—Me equivoqué.

—Eso parece.

—Yo pensé que era una chica romántica.

—Pues no sé.

—Y es más bien una pragmática.

—Sí, quizá.

—Una positivista.

—También.

—La próxima vez que pase tendrás que ahorrarte los rodeos. Ir más al grano. No sé si me explico.

—Eso haré.

—Y ahora tira, que tenemos que acabar este encofrado antes del almuerzo.

N’importe quoi